Freelocal female web cams

-preguntó el ruiseñor, que creía que el Emperador estaba allí.Y el Director de la Orquesta Imperial escribió veinticinco volúmenes sobre el pájaro mecánico; eran tan largos y eruditos, tan llenos de las más difíciles palabras chinas, que todo el mundo afirmó haberlos leído y entendido, porque no les creyeran tontos y les dieran patadas en el estómago. Pero no era ningún libro, sino un pequeño robot colocado en una jaula: un ruiseñor artificial, que se parecía al vivo, pero recubierto de diamantes, rubíes y zafiros. -He aquí un nuevo libro sobre nuestro famoso pájaro -exclamó el Emperador.El palacio del Emperador era el más espléndido del mundo, todo él de la más fina porcelana, tan precioso pero tan frágil que había que extremar las precauciones antes de tocar nada. -¡Pues ordeno que venga aquí esta noche a cantar para mí! -Pero el libro donde lo he leído me lo ha enviado el poderoso emperador del Japón -dijo el Soberano-; por lo tanto, no puede contener falsedades. Finalmente dieron en la cocina con una pobre moza, que dijo: -¡Dios mío, el ruiseñor! Todos se dirigieron al bosque, donde el ruiseñor solía cantar; media Corte formaba la expedición. Cantó treinta y tres veces la misma melodía, sin cansarse en absoluto.En el jardín abundaban las flores más preciosas, y de las más maravillosas pendían campanillas de plata que tintineaban para que nadie pudiera pasar ante ellas sin observarlas. Los cortesanos querían oírla de nuevo, pero el Emperador opinó que también el ruiseñor verdadero debía cantar un poco. Nadie se había dado cuenta de que, volando por la ventana abierta, había vuelto a su verde bosque. -dijo el Emperador; y todos los cortesanos lo llenaron de improperios, y tuvieron al ruiseñor por un pájaro extremadamente desagradecido. -dijeron-, y el ave artificial hubo de cantar de nuevo, repitiendo por trigésima cuarta vez la misma canción; pero como era muy difícil no consiguieron aprendérsela. -Suena mejor en el bosque -dijo el ruiseñor; pero los acompañó de buen grado cuando le dijeron que era un deseo del Emperador. Las paredes y el suelo, que eran de porcelana, brillaban a la luz de miles de lámparas de oro. -Mi pequeño y excelente ruiseñor -dijo el mayordomo-, tengo el grato honor de invitaros a una gran fiesta en palacio esta noche, donde podréis deleitar a Su Imperial Majestad con vuestro delicioso canto.

Sin duda que ha perdido el color al ver a unos personajes tan distinguidos que han venido a verlo. -dijo en voz alta la muchachita-, ¡nuestro gracioso Emperador quiere que cantes para él. -respondió el ruiseñor, y lo dijo cantando que daba gusto oírlo. Toda la Corte estaba presente, y la pequeña pinche de cocina había recibido autorización para situarse detrás de la puerta, pues ya era considerada como una cocinera de la Corte. Un día el Emperador recibió un gran paquete con el letrero: «Ruiseñor». Hubo incluso once verduleras que pusieron su nombre a sus hijos, pero ninguno de ellos tuvo aptitudes musicales.Aquel bosque llegaba hasta el hondo mar, que era de un azul intenso; grandes embarcaciones podían navegar bajo las ramas, y en ellas vivía un ruiseñor que cantaba como los ángeles, tan bien lo hacía que, incluso el pobre pescador, a pesar de sus muchas preocupaciones, cuando salía por la noche a recoger las redes, se detenía a escuchar su alegre canto. -exclamaba; pero tenía que atender a sus tareas y se olvidaba del pájaro, aunque sólo hasta la siguiente noche; al escucharlo de nuevo, repetía: -¡Dios mío, qué melodía tan hermosa! Y entonces llamó al mayordomo de palacio, que era tan importante que, cuando una persona de rango inferior se atrevía a dirigirle la palabra para preguntarle algo, se limitaba a contestar: -¡P! -¡Tenemos aquí un pájaro extraordinario, llamado ruiseñor! En cambio, en el artificial todo está determinado de antemano; se oirá tal cosa y tal otra, y nada más.De todos los países del mundo llegaban viajeros a la ciudad imperial, a la que admiraban tanto como al palacio y al jardín; pero cuando oían al ruiseñor, siempre decían: -¡Pero esto es lo mejor! ¿Hay un pájaro semejante en mi Imperio, y precisamente en mi jardín? Puede uno darse cuenta de cómo funciona; se puede abrir y observar el ingenio con que están dispuestos los engranajes, cómo se mueven con total exactitud, sin que ocurra ninguna imprevisión.

Search for Freelocal female web cams:

Freelocal female web cams-89Freelocal female web cams-20

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

One thought on “Freelocal female web cams”